BIBLIOTECA ESOTERICA : EL DMT Y LSD SON UN PELIGRO ...PARA TU EGO


style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-9542876452264084"
data-ad-slot="9092059773"
data-ad-format="auto">

jueves, 21 de septiembre de 2017

EL DMT Y LSD SON UN PELIGRO ...PARA TU EGO







Asi es, que pensaban que ibamos a decir que eran drogas peligrosas para la juventud y que por eso son prohibidas, pues no porque no es mas que mentira,

Los psicodelicos son literalmente agentes sanadores de la memoria y de la mente. Pero son un peligro total para aquellos que manejan un nivel alto de ego en sus vidas, porque definivamente, quien sufrira es esos agregados psicologicos llamados popularmente ego.

El LSD y otros psicodélicos son una medicina poderosa para la mente, y la bondad sabe que la psique occidental tiene una enfermedad profunda incrustada en ella. Nuestra salud y el bienestar del medio ambiente continúan sufriendo de causas evitables como el estrés, el consumo excesivo y el agotamiento de los recursos, todo esto sustentado en la narrativa de que esto es "normal" y que las visiones de una manera mejor y más saludable no son realistas. Somos en gran medida adictos a la comida rápida, los combustibles fósiles y el entretenimiento, pero al mismo tiempo, compartimos un profundo y oscuro sentimiento de malestar que quizás esta forma de vida no es ni sostenible ni satisfactoria. Este es el mundo creado por el ego -el sentido de la identidad personal y social que está respaldado por largas historias de justificación- y es el blanco favorito de los psicodélicos como el LSD, que aman romper las realidades y hacerles saber, en catártica y a veces aterradora, que todo lo que sabes está mal. Y esto puede ser algo muy bueno, si estás listo para escuchar el mensaje.


¿Qué son los túneles de la realidad?

El psicodélico defensor Timothy Leary describió esta percepción generada por el ego de sí mismo y el mundo como un "túnel de la realidad". Como uno de los primeros y más comprometidos adoptantes del LSD, fue uno de los primeros en tener su propio túnel de realidad desgarrado por los psicodélicos, revelando su existencia como un pez que comprende el agua por primera vez después de ser sacado de ella. No es de extrañar que Leary y sus subsiguientes filósofos como Robert Anton Wilson afilaran el concepto de túneles de realidad como algo esencial para comprender el valor de los psicodélicos, ya que encajaba perfectamente con otros nuevos entendimientos que venían a la luz en el siglo XX como yoga, cambios radicales en las artes y la música, insatisfacción con la cultura convencional y desconfianza en el poder corporativo y gubernamental.

Psicodélicos como el LSD disolvieron estas realidades y dejaron claro que la vida y nuestra percepción de ella tienen infinitamente más potencial de lo que comúnmente se pensaba, revelaciones que fueron apoyadas por la filosofía oriental milenaria y evidenciada en la increíble fuerza detrás de la revolución cultural de la 60s.


El mensaje de Leary y la explosión de psicodélicos en la década de 1960 afectaban a la cultura occidental de la misma forma que un viaje de LSD afectaría a alguien que no estaba listo para tomarlo. Las cosas se pusieron un poco raras y aterradoras, y con un pie sobre el umbral de nuestro túnel de la realidad, decidimos como una sociedad dar dos pasos temerosos y cerrar la puerta, convenciéndonos de que lo que brevemente presenciamos era un disparate peligroso. Pero los tiempos están cambiando, y el abismo nos está llamando a moverse hacia él una vez más, esta vez más lentamente y cuidadosamente. Hoy en día, estamos listos para tomar la dosis con el conjunto correcto, el ajuste y la intención.




La ciencia de la muerte del ego psicodélico

Avance rápido hacia el siglo 21, y hoy tenemos nuevas comprensiones científicas de lo que son los psicodélicos y cómo influyen en nuestro cerebro y la psique. Salir del tablero de buceo fuera de su túnel de la realidad con LSD sólo porque usted puede es legítimamente considerado imprudente por los defensores psicodélicos de hoy, y en su lugar estamos perfeccionando en las aplicaciones terapéuticas de esta medicina y la comprensión de cómo es exactamente funciona la magia neurológica. Si bien el enfoque se ha vuelto más cuidadoso y matizado, el objetivo sigue siendo esencialmente el mismo: aprovechar el increíble poder de los psicodélicos e integrar las lecciones que tienen para enseñarnos de una manera duradera.

Un reciente estudio sobre el LSD realizado por el Imperial College de Londres y la Fundación Beckley es un ejemplo brillante. Usando técnicas avanzadas de imagen cerebral, pudieron ver qué partes del cerebro se volvieron activas bajo la influencia del LSD, lo que permitió a los investigadores comprender mejor la experiencia psicodélica. El Dr. Robin Carhart-Harris que dirigió el experimento explicó:

"Normalmente nuestro cerebro consiste en redes independientes que realizan funciones especializadas separadas, tales como visión, movimiento y oído - así como cosas más complejas como la atención. Sin embargo, bajo LSD la separación de estas redes se rompe y en su lugar se ve un cerebro más integrado o unificado ".

Un cerebro unificado es más libre de hacer asociaciones que no se hacen comúnmente, como la forma en que los alimentos que elegimos para consumir efectos geopolíticos, o cómo un conflicto recurrente que tiene con su cónyuge se deriva de un trauma infantil. Estos desvelamientos permiten que el malestar subconsciente sea puesto en evidencia y liberado, y abren paso a una mayor comprensión final de que no estamos vinculados a ninguno de nuestros patrones de pensamiento egoicos más que por nuestro refuerzo habitual de ellos. El túnel de la realidad en que vivimos es maleable, y somos libres de elegir en cualquier momento para cambiar su forma y alcance. Psicodélicos pueden ser adecuadamente entendidos como una medicina para ayudar en este proceso, con la capacidad de orientar patrones de pensamiento muy perjudiciales tales como los que subyacen PTSD y la adicción.

El Dr. Harris también describió la relación entre el LSD y la muerte del ego:

"Nuestros resultados sugieren que este efecto subyace en el profundo estado alterado de conciencia que la gente suele describir durante una experiencia de LSD. También se relaciona con lo que la gente a veces llama "disolución del ego", lo que significa que el sentido normal del yo se descompone y reemplaza por un sentido de reconexión consigo mismo, con los demás y con el mundo natural. Esta experiencia se enmarca a veces de una manera religiosa o espiritual - y parece estar asociada con mejoras en el bienestar después de que los efectos del fármaco hayan disminuido ".

Al final del túnel



Leary sin duda sería feliz de ver que esta investigación se está haciendo, y uno esperaría, abrazar el resurgimiento actual del interés en los psicodélicos con la ciencia y la terapia en su cabeza en lugar de la revolución cultural abierta. Lo que está claro es que tenía razón sobre la capacidad del LSD para romper los túneles de la realidad y los inmensos beneficios que pueden derivarse de tal acto. Lenta pero seguramente, este trabajo para el avance de los estudios psicodélicos que Leary y todos los investigadores y defensores psicodélicos son parte de está expandiendo y alterando el curso de nuestro túnel de realidad compartida, y eso es algo muy bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DONACIONES

GRACIAS POR TU AYUDA PARA SEGUIR MANTENIENDO EL SITIO EN PIE

Contactanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *